Una necesidad prioritaria de las bibliotecas públicas, escolares, académicas e institucionales, es el contar con personas que desarrollen las competencias laborales necesarias que les permitan conformar una cultura de productividad total, a partir de la cual el personal se comprometa a modificar su forma de pensar y de actuar en términos de calidad en el ámbito laboral, lo que le brindará la oportunidad de ofrecer mejores servicios bibliotecarios a la comunidad de usuarios a la que sirven.

Actualmente, uno de los principales retos que enfrentan los bibliotecarios es tener una constante actualización en los elementos que les permitan apoyar de manera efectiva en la realización de las tareas de las áreas de servicios, labor que actualmente se ha complejizado por el incremento en la demanda de información, la cual, supera las posibilidades de integración en las Unidades de Información. Por su parte, los usuarios ajenos a las limitaciones de las bibliotecas, exigen un servicio cada vez mejor y esperan que la atención sea prestada de forma oportuna y con estándares de calidad.